Zeus y Hera ¡Qué pareja!

Tiresias se ve metido en una discusión entre Zeus y su esposa la Diosa Hera, debió de buscarse una excusa y salir de ese jardín; porque en una discusión de pareja quien se mete en ella no sale bien parado.

Zeus era el sexto de los hijos del titán Kronos y de la titánida Rea; Kronos había sido advertido de que acabaría siendo sometido por uno de sus hijos y decidió que lo mejor era devorarlos a medida que fueran naciendo. En la mitología griega las relaciones familiares no eran muy felices,  ahí está el caso de Edipo también. Tampoco fue muy buena la relación familiar entre Kronos y su padre.
Pues el caso es que Rea, ya harta de que su marido matara a todos sus hijos, escondió a Zeus y le entregó a Kronos una piedra envuelta en pañales y como Kronos era un poco bruto, se lo zampó sin más y así se salvó Zeus de una muerte segura y se aseguró el cumplimiento de la profecía de Gaia y de Urano.
Hay que observar cómo en ese universo aún caótico no había ningún orden ni inteligencia, Kronos destruía  todo cuanto surgía sin pararse a mirar,  viene a significar que era el universo primigenio y todo era explosión, después de todo, el orden surge cuando ya no hay condiciones para que el Caos pueda mantenerse, algo así como ese triángulo que permite que exista el fuego y sin uno de esos elementos el fuego no es posible; el calor, el oxigeno y el combustible.
Pues al Caos le pasa algo así también, no es posible poner orden al Caos, salvo que éste se extinga por falta de las condiciones que lo sostienen.
Pero algo ocurre que hace que la realidad cambie y en éste caso, la intervención de Rea supone ese "algo" que vendrá a modificar la realidad.
Zeus es así comprendido como la deidad que pone orden al caos, esa es la advertencia del abuelo de Zeus a Cronos, que estaría sometido a su hijo; es decir, que Zeus establecería normas y habría así un universo ordenado como Zeus manda.
Cuando Zeus vence a su padre, le obligó a regurgitar a sus hermanos.


Hera era hermana de Zeus y ella le recordará en más de una ocasión,  que no le faltaba dignidad para discutirle y combatirle cuando ella consideraba que debía hacerlo y lo hizo, aunque siempre acababa perdiendo.
En alguna ocasión cuando las hazañas amorosas del Rey Juan Carlos I han salido a la luz, me ha venido a la mente el matrimonio de Sofía de Grecia y el Rey español; no sé qué carácter tendrá Sofía de Grecia, pero ella cumple con el papel de esposa que a pesar de todo está en su sitio, a pesar de las correrías de su marido aunque la mitología le dota a Hera de un carácter tremendo. Hera también se mantenía en su lugar,  ser la esposa de Zeus y la más poderosa de todas las diosas no era una tontería o algo que se pueda dejar así sin más. La mitología la describe como vanidosa; conspiradora contra su marido, ella siempre estaba enfada con Zeus por sus amoríos con todo lo que se moviera, pero ella no perdía oportunidad de conspirar contra Zeus,  incluso apunto estuvo de conseguirlo aliada con Apolo, Poseidón y Atenéa.
Aunque aprovechaba su posición como esposa de Zeus para hacerse respetar por el resto de seres divinos, consideraba que si bien su linaje era el mismo que el de Zeus, ella también podría acceder al trono que ocupaba su marido, pero si no podía ser la reina de los Dioses, por lo menos aprovecharía ser la "segunda de a bordo".
Y además una diosa muy celosa, claro que su marido le daba motivos.

Digamos que ese matrimonio era más bien conflictivo, los guionistas de aquellas series de televisión como  Dallas o Dinastía debieron de encontrar inspiración en ellos, aunque también es cierto que lo que la mitología griega nos narra son patrones tan humanos que quizá por eso, los dioses griegos nos parecen tan cercanos y universales.












Comentarios

Entradas populares de este blog

Tiresias, la hermenéutica de la experiencia

300 de un nuevo paradigma